jueves, 29 de enero de 2015

¿A dónde va todo? - María Moreno Alfaro



Todo perece pero, ¿a dónde va todo? Todo muere, nada permanece. ¿A dónde va el amor querido con el que juraste permanecer durante el resto de tu vida? ¿A dónde van tus recuerdos, los amargos y los felices? ¿A dónde van tus sentimientos? La indiferencia, el odio o el amor sentidos hacia otras personas. ¿A dónde van? ¿A dónde van todas esas cosas cuando mueres? ¿A dónde irá a parar la parte intangible de tu mente cuando tu cuerpo yazca sin vida? ¿A dónde irá tu alma?

La gente duda de la existencia del alma. ¿Y por qué? ¿Por qué dudan cuando una persona querida muere o está enferma y nos duele algo por dentro y no sabemos qué es? Precisamente sabemos que no es un dolor físico lo que sentimos, sino algo que no podemos tocar. ¿Es eso el alma?

Frases incoherentes de tiempos de nuestros abuelos #chascarrillosdelaabuela



Twitter: #ChascarrillosdelaAbuela

*Como sé que te gusta el arroz con leche, por debajo de la puerta te meto el ABC.

*Por la calle Agabito va un gallo cojo va cuesta abajo, ¡quítate de en medio, que te atropello!

*San Isidro Labrador, que parió por una rodilla, búscale la púa al zompo a ver si escarabajea.

*Si tu padre no quiere que tengas novio, que te meta en una urna con San Antonio.

*Con un hueso de aceituna tengo que hacer un tintero para escribirle a mi novio una carta con salero.

lunes, 26 de enero de 2015

Corazón roto - María Moreno Alfaro



No sólo me he declarado con el corazón ya roto. Además, me ha rechazado de la peor de las formas. Ha cogido mi corazón y lo ha pisoteado. Después lo ha quemado y ha lanzado por los aires sus cenizas para que se las llevara el aire.

jueves, 22 de enero de 2015

Cuento reflexivo: El tesoro más preciado

Érase una vez un rey apuesto y ejemplar en su comportamiento. Muchas cortesanas del lugar lo querían conquistar, pero él sólo las veía como seres ambiciosos y frívolos. Un día decidió que había llegado el momento de escoger a su consorte y la que le trajera el bien más valioso sería la elegida. 

Los salones del palacio comenzaron a llenarse de los más lujosos y caros tesoros, pero ninguno de ellos atrajo la atención del rey. 

Una joven acudió al palacio con las manos vacías y le dijo: Mi señor, no dispongo de riquezas, lo único que puedo ofreceros es mi tiempo. Tiempo para amaros, para escucharos y respetaros. Tiempo para estar junto a vos en lo bueno y en lo malo. 
Estas palabras conmovieron al rey que, ese mismo día, anunció que se casaría con la joven. Y para anunciarlo dijo: "Todas intentaron deslumbrarme con bienes materiales que el dinero puede comprar. Pero sólo esta joven supo ofrecerme el bien más simple y preciado: su propio tiempo. Por eso, no lo dudemos ni un instante y regalemos nuestro tiempo a quienes más queremos.


martes, 20 de enero de 2015

El secreto de Jaime - María Moreno



Todo cuanto le había contado no era más que una máscara hecha de mentiras, decorada con secretos. El divorcio de sus padres, el maltrato procedente de su padre a su madre, el encarcelamiento y suicido de su progenitor, el nuevo novio de su madre, con la boda y el consiguiente embarazo. Todo aquello lo llevó a la droga-dicción y el alcoholismo extremos. Todo aquello le llevó a dejarlo postrado en una cutre cama de hospital, en coma, mientras su madre lloraba y lloraba a sus pies, rezando y suplicando a Dios para que se despertara pronto. El conjunto de todas las desgracias de su infancia y adolescencia era el más absoluto y oscuro secreto de Jaime. Sus recuerdos formaban parte de un pasado plagado de fantasmas y abismos profundos. Un pasado que él deseaba locamente borrar de su mente y que, por nada del mundo, deseaba que Eva se enterase.

Eva.

miércoles, 14 de enero de 2015

Oración del peregrino

Twitter: #ChascarrillosdelaAbuela


Oración del peregrino
Cuando Jesucristo vino
Y se puso en el altar
Con los pies llenos de sangre
Y las manos de cristal.

Apártate, Madalena
No me vengas a llorar
Que ésas son las cinco llagas
Que tenemos que pasar.

A los chicos darle teta
A los grandes darles pan
Y a los frailes un rosario
Que se vayan a rezar.

sábado, 10 de enero de 2015

Pesadillas - María Moreno Alfaro



PESADILLA 1
Íbamos mis amigos y yo a una casa que estaba desocupada (No, no es la típica casa viaje de madera que parece una mansión y da miedo ya desde fuera). Es una casa absolutamente normal, sólo que no vivía nadie (o eso decían). Era blanca. Con un patio muy grande lleno de tierra y césped. Había escaleras de piedra, ladrillos y cemento. En el patio, nosotros llevábamos sillones, sofás y mesas para hacer allí nuestra guarida. De pronto, un hombre viejo con una blusa verde pistacho y una boina negra nos dijo que aquella casa era suya. No recuerdo si fue el viejo o el esqueleto que vislumbré en la pesadilla quien mató a todos mis amigos. Me adentré en la casa, corriendo mientras subía los metros y metros de escaleras hasta llegar a una diminuta sala en la que tenía que estar encogida porque no podía ponerme de pie. Me ocultaba tras el muro pegado a las escaleras. El mini esqueleto como si fuera el de un animal, me perseguía.